Cabecera:
Inicio > Trabajadores > Trabajadores del Mar > Sanidad Marítima
Guía Sanitaria a Bordo
Sallto al menú de la guíaSallto al contenido de la guía
Contenido:

DOLOR ARTICULAR (REUMATISMO)

Su localización, intensidad, causa y evolución son muy variadas.

Al proceso articular agudo que presenta, además del dolor, signos inflamatorios (calor, piel roja, hinchazón y limitación de los movimientos) lo llamamos artritis; si afecta a cuatro o más articulaciones, poliartritis.

Si la alteración es crónica, degenerativa y cursa con signos patológicos (deformidades, bultos), la llamamos artrosis; no presenta signos inflamatorios inicialmente y es el tipo más frecuente de reumatismo en la edad madura.

La presencia de dolor articular necesita ser investigada por un médico. No obstante, y hasta que esto sea posible, mientras que exista dolor e inflamación de una articulación se mantendrá en reposo. Este reposo debe ser en posición funcional según la articulación. En general, la comodidad del enfermo no es la mejor guía para colocar la articulación.

En caso de necesidad, se pueden usar analgésicos-antiinflamatorios tipo ácido acetil salicílico (CAJÓN 3, Botiquines A, B, C y BALSAS) en dosis de 500 mg./6-8 horas, nunca en ayunas. Es conveniente previo al tratamiento el CONSEJO MÉDICO POR RADIO, más aún en los enfermos crónicos digestivos.

Los calmantes para aplicar en la piel (pomadas, lociones, etc.) son de dudosa eficacia.

En los casos crónicos reagudizados, el calor local puede aliviar los síntomas. En un proceso agudo traumático, lo conveniente es aplicar frío durante las primeras horas (ver Capítulo 2.5, FRACTURAS Y DISLOCACIONES).

 

Menú Guía: Salto al contenido de la guía Salto a la cabecera