Cabecera:
Inicio > Trabajadores > Trabajadores del Mar > Sanidad Marítima
Guía Sanitaria a Bordo
Sallto al menú de la guíaSallto al contenido de la guía
Contenido:

INMOVILIZACIONES Y VENDAJES

La inmovilización se puede realizar utilizando diferentes medios:

  1. Férulas hinchables transparentes (CAJÓN 15, Botiquines A y B), que son las más recomendables para inmovilizar temporalmente las extremidades. No son adecuadas en lesiones cercanas al hombro o la cadera, pues no inmovilizan adecuadamente estas zonas.


    Imagen de pacientes con férulas hinchables transparentes

    Figura 7-52.


  2. Férulas de aluminio maleables (CAJÓN 15, Botiquines A, B y C), para dedos y antebrazo-mano, que deben recortarse y adaptarlas lo mejor posible a la zona lesionada.

    Imagen de férulas de aluminio maleables para dedos y antebrazo-mano

    Figura 7-53.


  3. Partes cercanas del propio cuerpo (por ejemplo, un dedo con otro; (ver figura 7-77).


  4. Férulas o entablillados improvisados, construidos con tablas o planchas almohadilladas, según indica la figura 7-54. Estas férulas deben ser fuertes, suficientemente largas para englobar las articulaciones anterior y posterior a la lesión. Se fijarán con vendas o ataduras; éstas no se colocarán nunca a nivel de la fractura, apoyando los nudos sobre la cara externa de la férula.

    Imagen del modo de confeccionar una férula

    Figura 7-54: Modo de confeccionar una férula.


    En todo caso de inmovilización es necesario evitar que el peso de la sábana, y en su caso la ropa de abrigo, apoye directamente sobre la zona lesionada. Se puede aislar ésta utilizando un «arco de protección», improvisándolo con una caja de cartón o la férula de Kramer (CAJÓN 15, Botiquines A y B).


  5. Vendajes. Sirven para mantener con seguridad un apósito sobre una herida o para ayudar a inmovilizar una zona. Debe estar bien sujeto, pero no tan apretado que impida la circulación. Vigile frecuentemente por si fuera necesario aflojar el vendaje (ver Cómo vendar).

    Si se venda una zona recientemente lesionada, ésta se va a inflamar, produciendo el vendaje compresión. En ese caso, envolver el miembro lesionado con una capa de algodón y luego vendar.

    Nunca realizar vendajes con vendas húmedas.

    Cómo utilizar una férula hinchable

    • Primero se intentará alinear la extremidad, cogiendo firmemente del extremo (dedos de la mano o talón y empeine) y se realizará una tracción suave y continua, (ver ALINEAMIENTO EN FRACTURAS).
    • La férula se aplica con cuidado a la extremidad, eligiendo el modelo adecuado. Se introduce o se adapta al miembro cerrando la cremallera (según qué sistema se tenga). Se hincha con la boca (no con bomba) a la mínima presión que asegure la inmovilización.
    • Mientras se mantenga la férula tendremos que vigilar si se inflama la zona. Si fuera así, hemos de desinflar aquélla lo suficiente para permitir la circulación normal.
    • Estas férulas pueden colocarse encima de los apósitos que cubren las heridas.
    • No deben dejarse colocadas más de unas horas. Si la evacuación se prevé prolongada, utilizar otros métodos de inmovilización.


    Cómo vendar (cómo utilizar una venda enrollada)

    • Sostenga el rollo de venda de gasa orillada (CAJÓN 14, Botiquines A, B, C y BALSAS) con la mano derecha (izquierda si es zurdo) y dé vueltas con el rollo hacia arriba (ver figura 7-55).

      Imagen de técnica de vendaje

      Figura 7-55: Cómo vendar.

    • Comience siempre por la parte más lejana del miembro, dirigiéndose a la raíz del mismo (de la muñeca hacia el hombro, o del tobillo hacia el muslo).
    • La primera vuelta de venda se realiza con una inclinación de 45º en dirección a la raíz del miembro; la segunda sobre ésta con una inclinación invertida (45º en dirección contraria a la anterior); la tercera como la primera, pero avanzando unos centímetros hacia la raíz del miembro... así, en un movimiento de vaivén, se completa el vendaje, que al terminar queda con un aspecto en «espiga»
    • Finalice el vendaje en una zona alejada de la lesión. Sujete el extremo del mismo con esparadrapo (CAJÓN 14, Botiquines A, B, C y BALSAS) o imperdible (CAJÓN 12, Botiquín A).
    • Deje los dedos libres y vigile en éstos la aparición de hinchazón, cambios de color o frialdad. En estos casos, afloje el vendaje.
    • PARA LOS DEDOS puede resultar más sencillo utilizar la venda de gasa tubular para dedos con aplicador, en rollo (CAJÓN 14, Botiquín A). Ver figura 7-56.

    Imagen de cómo colocar la venda tubular en un dedo, paso uno Imagen de cómo colocar la venda tubular en un dedo, paso dos Imagen de cómo colocar la venda tubular en un dedo, paso tres
    Imagen de cómo colocar la venda tubular en un dedo, paso cuatro Imagen de cómo colocar la venda tubular en un dedo, paso cinco Imagen de cómo colocar la venda tubular en un dedo, paso seis

    Figura 7-56: Cómo colocar la venda tubular en un dedo.

    Cómo colocar un cabestrillo (utilizando una venda triangular o el cabestrillo del CAJÓN 14, Botiquines A y B)


    Imagen de paciente con cabestrillo

    Figura 7-57: Cabestrillo.

    Imagen de cómo hacer un cabestrillo con una venda triangular

    Figura 7-58: Cómo hacer un cabestrillo
    con una venda triangular.

 


Menú Guía: Salto al contenido de la guía Salto a la cabecera