Cabecera:
Inicio > Trabajadores > Trabajadores del Mar > Sanidad Marítima
Guía Sanitaria a Bordo
Sallto al menú de la guíaSallto al contenido de la guía
Contenido:

TÉCNICAS DE SANEAMIENTO

El saneamiento es el control y regulación de aquellos factores ambientales que pueden afectar la salud, evitando así la enfermedad e incrementando el bienestar.

Un buen número de enfermedades infecciosas pueden ser transmitidas por mosquitos (paludismo, fiebre amarilla...), pulgas (peste), piojos (tifus), garrapatas, moscas y cucarachas. Los roedores pueden ser también portadores de enfermedades, por sí mismos o por sus parásitos.

Gracias a medidas eficaces de lucha, la propagación de las enfermedades transmisibles por insectos y roedores es actualmente menos importante que en el pasado, pero siguen siendo una parte importante de la prevención de las enfermedades a bordo.

Tres son las técnicas de saneamiento: desinfección, desinsectación y desratización.

DESINFECCIÓN

Es el procedimiento químico o físico capaz de destruir los gérmenes productores de enfermedades.

Las sustancias capaces de producir la muerte de los gérmenes actuando sobre superficies vivas o inanimadas se denominan desinfectantes.

Podemos utilizar varias técnicas:

Para desinfectar ropa, objetos y mobiliario utilizado por un enfermo se efectuará:

Después de agregar la lejía (OTRO MATERIAL FUERA DE CAJONES, Botiquines A y B) al agua debe removerse bien. Sumergir en esta mezcla la ropa durante dos horas. Transcurrido este plazo, se escurrirá la ropa y se lavará en la forma habitual.

La desinfección del camarote se hará fregando en primer lugar suelo y mamparos con agua y jabón, utilizando a continuación una solución desinfectante.

Por otra parte, dependiendo de la vía de eliminación de los gérmenes por el organismo, podemos actuar de la siguiente forma:

  1. Cuando la eliminación se produzca por la orina o las deposiciones, como en el caso de diarreas, se recogerán estas excreciones en recipientes con solución desinfectante (por ejemplo, lejía).
  2. Si la vía de eliminación es a través de la boca, como en el caso de tuberculosis, hay que recoger los esputos y exudados en recipientes con desinfectantes.
  3. Cuando los gérmenes son eliminados por piel y mucosas (enfermedades de la piel, de los ojos...), hay que lavar la piel con agua y jabón.

En todos los casos hay que lavarse las manos después con agua y jabón utilizando posteriormente una solución desinfectante, y las ropas se desinfectarán en la forma descrita anteriormente.

 


Menú Guía: Salto al contenido de la guía Salto a la cabecera