MINISTERIO
DE EMPLEO
Y SEGURIDAD SOCIAL

Seguridad Social

Escudo de España junto al Logo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social con enlace a su página web. Enlace en nueva ventana. Logotipo de la Seguridad Social con enlace a la página de inicio
Información Lingüística
Buscador avanzado

Normativa

Decreto 2864/1974, de 30 de agosto, por el que se aprueba el Texto Refundido de las Leyes 116/1969, de 30 diciembre, y 24/1972, de 21 de junio, por el que se regula el Régimen Especial de la Seguridad Social de los trabajadores del mar


DocumentoDescarga del ficheroFormatoTamañoFecha
Decreto 2864/1974, de 30 de agosto, por el que se aprueba el Texto Refundido de las Leyes 116/1969, de 30 diciembre, y 24/1972, de 21 de junio, por el que se regula el Régimen Especial de la Seguridad Social de los trabajadores del marAbrir el documento: Decreto 2864/1974, de 30 de agosto, por el que se aprueba el Texto Refundido de las Leyes 116/1969, de 30 diciembre, y 24/1972, de 21 de junio, por el que se regula el Régimen Especial de la Seguridad Social de los trabajadores del marPDF167 Kb21/04/2009

(BOE núm. 243, de 10 octubre)

(Rectificado en el BOE, núm. 276 de 18 noviembre)

Introducidas importantes modificaciones en el sistema de la Seguridad Social por la Ley 24/1972, de 21 de junio, de financiación y perfeccionamiento de la acción protectora del Régimen General de la Seguridad Social, la disposición final tercera de la citada Ley faculta al Ministro de Trabajo para someter a la aprobación del Gobierno el Texto Refundido de la Ley 24/1972 y de la Ley 116/1969, que regula el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar.

En su virtud, a propuesta del Ministro de Trabajo, previo informe de la Organización Sindical y de conformidad con el dictamen del Consejo de Estado en Pleno y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 30 de agosto de 1974, dispongo:

EXPOSICION DE MOTIVOS

1. La Ley de Bases de la Seguridad Social, en el número 11 de su base tercera, previó, como uno de los Regímenes Especiales que habían de ser regulados específicamente, el de los Trabajadores del Mar, determinando que se organizaría de acuerdo con el principio de la solidaridad nacional, mediante el adecuado sistema de compensación, al que contribuirá el Estado, y disponiendo que en él se tendería a la paridad de derechos y prestaciones con el Régimen General.

En cumplimiento, pues, del mandato de la mencionada Ley de Bases, la Ley 116/1969, de 30 de diciembre, vino a regular dicho Régimen Especial, dando solución a una serie de problemas técnicos, administrativos y financieros, estableciendo, dentro de las posibilidades que permitía cada uno de los variados sectores del trabajo en el mar, esa paridad de prestaciones y derechos que supone un paso más en la exigencia de justicia de llevar los beneficios de la acción protectora de la Seguridad Social, en su máxima amplitud posible, a todos los trabajadores españoles.

Las circunstancias especiales que concurren en el trabajo marítimo y pesquero, que se realiza en las condiciones más duras y en constantes situaciones de peligro, donde por razón de la actividad tanto el marino mercante como el propio pescador, se ven obligados a permanecer fuera de su hogar y aun de su patria durante largas temporadas, y, por otra parte, la dispersión de la población pescadora en pequeños núcleos situados a lo largo del litoral español, así como la existencia de explotaciones carentes de una organización empresarial adecuada y el carácter intermitente del trabajo, que en muchos sectores está vinculado a determinadas costeras y a temporadas de abundancias y de escasez de capturas, justifica el Régimen Especial que la citada Ley 116/1969 estableció.

2. El Texto Refundido se ha elaborado teniendo en cuenta los siguientes objetivos fundamentales:

a) Lograr para los trabajadores del mar un grado de protección social acorde con el que tienen los trabajadores de la industria y los servicios.

b) Estimular el trabajo marítimo-pesquero, de forma que se logre la continuidad de la vida laboral de aquellos trabajadores que tal actividad necesitan, facilitando con ello la posibilidad de su formación y especialización en las tareas del mar, de cara a un mayor rendimiento y una mejor remuneración.

c) Conseguir que la población marítimo-pesquera esté constituida por un colectivo humano de estructura racional, en la que su número fundamental esté formado por trabajadores en edad laboral de óptimo rendimiento y evitar el peligroso envejecimiento de la población activa en el mar.

3. El campo de aplicación, inspirado en los principios de la Ley de Bases, está definido con el criterio realista de considerar como trabajador del mar no al que le dedica más o menos horas o jornadas de trabajo en el curso del año, sino al que liga su vida a las tareas marítimo-pesqueras dentro de los más variados grupos y sectores que el Régimen Especial comprende.

Esta consideración es básica, por cuanto no hará depender la protección social del carácter continuo o discontinuo del trabajo mismo, sino del hecho verdadero de trabajo en el mar o para el mar y de vivir de la compensación económica que esta circunstancia le proporcione.

De esta manera, el colectivo protegido por el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar queda constituido por quienes del mar, directa o indirectamente, obtienen el medio fundamental de subsistencia y, además, por dos grupos bien definidos de trabajadores: Los trabajadores por cuenta ajena y los trabajadores por cuenta propia o autónomos.

Se incorporan también al campo de aplicación del Régimen Especial que la Ley regula los estibadores portuarios, es decir, los trabajadores dedicados a la carga y descarga de buques, a los cuales, si bien han venido constituyendo un grupo con gestión autónoma en materia de Seguridad Social, es necesario integrar en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, junto a marineros y pescadores, por tratarse de un colectivo vinculado directamente a las tareas del mar, cuyos graves riesgos quedarán así más ampliamente cubiertos al afianzarse y completarse su sistema de previsión.

Por último, queda asimismo incorporado a este Régimen el personal que realiza trabajos de carácter administrativo, técnico y subalterno al servicio de las Empresas marítimas y pesqueras de cualquier clase y de las embarcaciones deportivas y de recreo, y el personal administrativo de las Cooperativas del Mar y de las Cofradías de Pescadores a quienes no alcanzaban los beneficios de la Seguridad Social, y que, en cambio, en el ámbito local, contribuyen tan eficazmente, a través de la activa colaboración de dichas Cofradías de Pescadores, a dispensarlos a los trabajadores de la pesca.

4. Por lo que se refiere a los trabajadores por cuenta propia o autónomos, la Ley incluye a quienes realizan de forma personal y directa actividades marítimo-pesqueras, como medio habitual de su subsistencia, siempre que se trate de armadores de pequeñas embarcaciones, extendiéndose el concepto a los dedicados por cuenta propia a la extracción de productos del mar o a los que actúen como rederos que no realicen sus faenas por cuenta de una Empresa determinada.

Con lo expuesto queda trazada en sus líneas esenciales la realidad laboral a la que ha de extender su acción protectora la base personal del Sistema de Seguridad Social, que regula la presente Ley.

5. En la presente Ley, los trabajadores dedicados a las actividades marítimo-pesqueras y demás comprendidos en el campo de aplicación de este Régimen Especial requieren, en primer lugar, una justificación responsabilizada de su condición, y a este efecto, inspirándose en los criterios establecidos en el Título I de la Ley General de la Seguridad Social de 30 de mayo de 1974, introduce dos innovaciones. (*)

La afiliación se formalizará en el Instituto Nacional de Previsión, a través del Instituto Social de la Marina, del cual solicitarán los empresarios las altas y bajas de sus trabajadores, para evitar así, mediante la comprobación de que el trabajador cumple las condiciones necesarias, inclusiones indebidas, que, en el caso improbable de producirse, no consolidarían ningún derecho.

La otra innovación consiste en que las circunstancias de afiliación del personal embarcado se hagan constar en la Libreta de Inscripción Marítima, o en su historial, si se trata de personal titulado, y respecto a la inscripción de las empresas que se efectúe ésta, en el registro especial que a tal efecto llevará el mencionado Instituto.

6. La cotización se fija, en general, y salvo ciertas excepciones, sobre las mismas bases y tipos que la establecida en el Régimen General, diferenciándose, no obstante, de este último en la distribución del tipo entre las distintas contingencias.

Las excepciones que la Ley establece en materia de cotización y su correspondiente repercusión en las prestaciones están justificadas en razón de las circunstancias que concurren en cada uno de los sectores y grupos comprendidos en el campo de aplicación de este Régimen Especial. De ahí que la Ley los clasifique en tres grupos. El primero, con la obligación de satisfacer el tipo general de cotización, es decir, el mismo que se aplique en el Régimen General, y que incluye a las empresas y trabajadores no dedicados a la pesca marítima y a las pesqueras que reúnan ciertas condiciones y en las que concurran determinadas circunstancias. El segundo, que comprende a las empresas y trabajadores que, sin tener el carácter de autónomos, no pueden, habida cuenta de la índole peculiar de su actividad, afrontar el tipo general de cotización y para los cuales se establecerá un coeficiente corrector. Y el tercero, que comprende a los trabajadores autónomos, los cuales satisfarán una cuota ajustada a un coeficiente corrector más elevado.

Una peculiaridad muy especial de este Régimen es el mecanismo recaudatorio. La Ley, en su deseo de acomodar la liquidación y pago de las cuotas a las posibilidades, conveniencias y circunstancias especiales de los cotizantes, prevé una serie de procedimientos, al objeto de que las que haya de efectuar cada grupo puedan hacerse en la Entidad Gestora sobre bases de simplicidad administrativa y eficacia práctica que garanticen resultados satisfactorios.

7. En orden a la acción protectora, el criterio que inspira el cuadro de prestaciones es el de la equiparación en lo posible entre los trabajadores del mar y los que están protegidos por el Régimen General de la Seguridad Social.

El propósito del Régimen Especial es garantizar la protección de aquellas contingencias que puedan determinar las necesidades más importantes en cada uno de los grupos protegidos, si bien, al fijar las prestaciones, la Ley tiene en cuenta las desiguales posibilidades económicas y las peculiaridades propias de los distintos sectores integrados en este Régimen Especial. En consecuencia, mientras en unos casos las prestaciones son iguales para todos los grupos, en otros son distintas para unos y otros; en suma, se estima que las diferencias de cotización han de repercutir forzosamente en el nivel de prestaciones, aunque la Ley, consciente de que en esta materia es necesario hacer que actúe la solidaridad nacional y el principio general de justicia de la redistribución de la renta, habilita las soluciones financieras precisas, consistentes en las aportaciones del Estado y del Régimen General, para que esa acción protectora, sin dejar de ser proporcional a la cotización efectivamente realizada, complete, en parte, esas inevitables insuficiencias de cotización.

Entre los avances más notables del Régimen Especial, sobre la regulación anterior, cabe destacar la extensión de la protección familiar a todo el sector marítimo-pesquero, así como la anticipación de la edad de jubilación, medida esta última que queda justificada por la dureza, carácter agotador y condiciones penosas en que se desarrolla, en muchas ocasiones, el trabajo de los marinos mercantes y pescadores de altura.

Por otra parte, la Ley resuelve el problema de la consideración de derechos adquiridos en un Régimen cuando el trabajador pasa a otro distinto en el que materializa la prestación. La solución se ha pasado en la fórmula de «prorrata temporis», adaptándola en forma especial a la realidad de los Regímenes de Seguridad Social existentes.

Con todo ello, se incorporan los trabajadores del mar a la dinámica protectora del Sistema de la Seguridad Social, beneficiándose de todas las prestaciones del mismo.

8. La gestión se atribuye al Instituto Social de la Marina, Entidad de Derecho público dependiente del Ministerio de Trabajo, que, a efectos del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar y siguiendo los principios y directrices de la Ley de Bases de la Seguridad Social, se organizará en el orden estructural y funcional con amplia base sindical y representativa de empresarios y trabajadores, lo que garantiza la auténtica participación de los interesados en la gestión de la Seguridad Social.

A su vez, el principio de unidad de gestión exige la incorporación a ese Organismo único de todos los cometidos y misiones en relación con la Seguridad Social que han venido realizando las distintas Entidades que lo integran. Su desaparición como Instituciones de gestión autónoma y su fusión en el Instituto Social de la Marina, como única Entidad Gestora del Régimen Especial, implicará, por otra parte, una simplificación administrativa, permitirá acentuar el proceso de unificación y reorganización de los servicios de la Seguridad Social del Mar, y no se hará con menoscabo de la representatividad y fisonomía social del Organismo gestor, al que dichas Entidades transferirán, con sus medios y recursos, ese sentido mutualista y esa base social que ha dado a su gestión un arraigo y un prestigio evidente entre los propios beneficiarios de la acción protectora.

9. Por lo que se refiere al régimen financiero, se remite este Régimen Especial a las normas y criterios establecidos en el Régimen General.

Cuenta de un modo especial entre los recursos de este Régimen la ayuda del Estado, que representa una justa manifestación de la política general de redistribución de la renta y la aportación del Régimen General, aplicación del principio de la solidaridad nacional al sector de los trabajadores del mar.

El artículo 53 del presente Texto Refundido dispone que la aportación del Estado a este Régimen será consignada anualmente en sus Presupuestos, mediante la inclusión en los mismos de la partida precisa.





Información sobre documentos PDF:

Para poder visualizar correctamente los archivos PDF es necesario que tenga instalado el programa Acrobat Reader de Adobe


Copyright © Seguridad Social 2014. Todos los derechos reservados. Aviso Legal