MINISTERIO
DE EMPLEO
Y SEGURIDAD SOCIAL

Seguridad Social

Escudo de España junto al Logo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social con enlace a su página web. Enlace en nueva ventana. Logotipo de la Seguridad Social con enlace a la página de inicio
Información Lingüística
Buscador avanzado

Normativa

Resolución de 13 de julio de 1995, de la Dirección General de Ordenación Jurídica y Entidades Colaboradoras de la Seguridad Social, sobre exclusión de la prestación por maternidad al Clero Diocesano, Iglesias cristianas Adventistas del Séptimo Día y Comunidades Israelitas.


DocumentoDescarga del ficheroFormatoTamañoFecha
Resolución de 13 de julio de 1995, de la Dir. Gral. Ord. Jur. y Ent. Col. de la Seguridad Social, sobre exclusión de la prestación por maternidad al Clero Diocesano, lglesias cristianas Adventistas deI Séptimo Día y Comunidades Israelitas. Abrir el documento: Resolución de 13 de julio de 1995, de la Dir. Gral. Ord. Jur. y Ent. Col. de la Seguridad Social, sobre exclusión de la prestación por maternidad al Clero Diocesano, lglesias cristianas Adventistas deI Séptimo Día y Comunidades Israelitas. PDF44 Kb18/02/2016

Última actualización: 16 de febrero de 2016

* NOTA: desde 1-5-99, los Ministros de Culto de la Unión de Iglesias Adventistas del Séptimo Día tienen incluida, dentro de su acción protectora, la prestación por maternidad. Véase la disposición adicional única del Real Decreto 369/1999, de 5 de marzo.

En relación con el mencionado asunto, debe significarse que el Real Decreto 2398/1977, de 17 de agosto, por el que se regula la Seguridad Social del Clero, asimila a trabajadores por cuenta ajena, a efectos de su integración en el Régimen General de la Seguridad Social, a los Clérigos Diocesanos de la Iglesia Católica, excluyendo de la acción protectora la incapacidad laboral transitoria e invalidez provisional y subsidio por recuperación profesional, la protección a la familia y el desempleo.

A su vez, tanto la Orden de 2 de marzo de 1987, sobre inclusión en el Régimen General de la Seguridad Social, de los Ministros de Culto de la Unión de Iglesias Cristianas Adventistas del Séptimo Día y la Ley 25/1992, de 10 de noviembre, por la que se establece el Acuerdo de Cooperación entre el Estado y la Federación de Comunidades Israelitas de España, realizan la misma asimilación a la que se ha hecho alusión con anterioridad, con las mismas exclusiones, salvo la de protección a la familia.

* NOTA: la Orden de 2 de marzo de 1987 está derogada por la disposición derogatoria única del Real Decreto 369/1999, de 5 de marzo.

Es cierto, como señala en su escrito, que una primera razón para denegar a estos grupos la protección en la situación de maternidad, puede derivarse del propio concepto jurídico de la contingencia contenida en el artículo 133 bis de la Ley General de la Seguridad Social de 20 de junio de 1994 [actualmente, art. 177 de la LGSS 2015] y en el artículo 48.4 del Estatuto de los Trabajadores [actualmente, art.48 apartados 4 a 7 del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto legislativo 2/2015], al tratarse de una contingencia configurada en torno a las normas laborales, a las que dichos colectivos no están sometidos.

Sin embargo, a esta interpretación puede objetarse que la propia Ley General de la Seguridad Social en su Disposición Adicional Undécima Bis (introducida por el artículo 35 de la Ley 42/1994) [actualmente, art. 318 y disposición adicional primera de la LGSS 2015], señala que los trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia incluidos en los distintos Regímenes Especiales del Sistema, tendrán derecho a la prestación por maternidad con la misma extensión y en los mismos términos y condiciones que los previstos para los trabajadores del Régimen General.

En este sentido, tienen derecho a las prestaciones, grupos de trabajadores que, como los que realizan su actividad por cuenta propia, están expresamente excluidos del ámbito de aplicación del Estatuto de los Trabajadores.

En realidad, la razón que debe fundamentar la exclusión de los mencionados colectivos de la acción protectora de la Seguridad Social en la situación de maternidad, se deriva de los propios términos de la normativa de asimilación y de lo dispuesto en la Disposición Final Tercera de la Ley 42/1994, según la cual, las referencias que en la legislación vigente se efectúan a las situaciones de incapacidad laboral transitoria e invalidez provisional, se entenderán realizadas a la situación de incapacidad temporal. Asimismo, las referencias que se efectúan a la situación de incapacidad laboral transitoria derivada de maternidad se entenderán realizadas a la situación de maternidad. Puesto que las normas de asimilación excluían de la acción protectora, la situación de incapacidad laboral transitoria en su conjunto, que, de acuerdo con la redacción anterior del artículo 128 de la Ley General de la Seguridad Social de 20 de junio de 1994 [actualmente, art. 169 de la LGSS 2015] comprendía las situaciones debidas a enfermedad o accidente, los periodos de observación por enfermedad profesional y los periodos de descanso procedentes en los casos de maternidad, adopción o acogimiento previo, debe interpretarse que tal exclusión comprende hoy en día tanto la incapacidad temporal como la situación de maternidad.

Cabe entender que la falta de referencia expresa a la maternidad en el artículo 14 de la Orden de 18 de enero de 1995 por la que se desarrollan las normas de cotización a la Seguridad Social para el presente año, cuando establece los coeficientes reductores aplicables a las empresas excluidas de alguna contingencia, no debe producir la modificación del criterio expuesto.

En este sentido, el artículo 14 de la Orden de 19 de enero de 1994, que desarrollaba las normas de cotización a la Seguridad Social para el citado año, tampoco incluía en el ámbito de aplicación de los coeficientes la situación de maternidad, que por aquel entonces estaba comprendida dentro de la incapacidad laboral transitoria. En efecto, el apartado c) del precitado artículo hacía mención únicamente al coeficiente reductor aplicable a las empresas excluidas de la contingencia de incapacidad laboral transitoria derivada de enfermedad común o accidente no laboral.

Por ello, la regulación no es sustancialmente distinta, aunque la maternidad se haya configurado a partir del presente año como una contingencia específica.

La solución contraria equivaldría a interpretar que la falta de referencia a la situación de maternidad en el indicado artículo, significaría la concesión automática de tal prestación a todos los grupos a los que expresamente se les excluía de la acción protectora por incapacidad laboral transitoria en su extensión total anterior.





Información sobre documentos PDF:

Para poder visualizar correctamente los archivos PDF es necesario que tenga instalado el programa Acrobat Reader de Adobe


Copyright © Seguridad Social 2016. Todos los derechos reservados. Aviso Legal